Inici > Recomendaciones para cachorros > Cómo se comunican los perros

¿CÓMO SE COMUNICAN LOS PERROS?


Saber cómo se comunican los perros nos da la oportunidad de entenderlos y conseguir que ellos entiendan qué esperamos que hagan
Te explicamos como se relacionan y comunican los perros Labradoodle Australian Cobberdog

Consejos para comunicarnos con nuestro perro

1. Captar su atención: No tiene ningún sentido que intentemos comunicarnos con nuestro Australian Cobberdog si antes no hemos llamado su atención. Para ello, utilizaremos su nombre o un gesto para hacerlo.

2. Decidir qué palabras utilizaremos: Aunque los perros son animales muy inteligentes tienen dificultad para diferenciar palabras con una fonética similar. Por ese motivo es recomendable siempre fijar palabras muy concretas y cortas para cada orden y acompañarlas con un gesto visual también concreto.

3. Utilizar el refuerzo positivo: La mejor herramienta para que nuestro perro asocie palabras y nos entienda es el refuerzo positivo. Cada vez que pronunciemos una palabra o indiquemos una orden a nuestro Australian Cobberdog y este actúe en consecuencia, debemos premiarlo. Los perros aprenden mucho más rápido al ser premiados.

4. Desarrollar la tolerancia a la frustración y reflexionar: Si estamos intentando comunicar algo a nuestro perro y no somos capaces de hacernos entender, es recomendable parar y pensar qué está pasando. Por una parte, no podemos esperar que el perro entienda algo que nunca ha aprendido ni le hemos enseñado. Por otra parte, si el perro sí conoce de antemano lo que queremos pedirle y no conseguimos que nos haga caso, debemos pensar qué debe estar influyendo para que no seamos eficaces. Gritar o castigarle es completamente desaconsejable.  

5. Repetir: Es importante reforzar continuamente aquellas palabras y gestos que utilizamos para comunicarnos con el perro, ya que la falta de práctica puede hacer que el perro olvide qué significado tenía lo que le intentamos comunicar.

6. Observa la respuesta: Aunque los perros no hablen, sí que nos responden mediante gestos corporales. Sea cual sea la respuesta de nuestro perro será importante tratar de averiguar qué significa ya que nos puede dar pistas para saber si nuestro perro entiende lo que le estamos diciendo, si lo siente como algo positivo o negativo o saber por qué no hace lo que le estamos pidiendo.


ENTENDER A NUESTRO AUSTRALIAN COBBERDOG

Para comunicarnos con nuestro perro es preciso poder entenderlo. Entendemos a nuestro perro cuando somos capaces de percibir todos sus gestos corporales y movimientos para adquirir la máxima información sobre rasgos de su carácter, su estado emocional y, especialmente, sobre sus intenciones para poder anticiparnos y actuar en consecuencia.

Algunos de los estados emocionales que mejor expresa el perro con su cuerpo son los siguientes:

RELAJADO Y ACCESIBLE

Por lo general, cuando un perro está relajado y tranquilo, cualquiera puede notarlo debido a su postura relajada y la expresión neutral de su rostro. Sus orejas estarán en la posición normal, su cola colgará más bien baja, su boca ligeramente abierta y la lengua sacada,  y su cuerpo en general no parecerá ni agachado ni estirado. Tal vez tenga los ojos entrecerrados y los músculos del cuello y el morro se notarán relajados. El perro está relajado y no se siente amenazado por el entorno que le rodea y se puede interactuar con él.

JUGUETÓN

La invitación básica de un perro que quiere jugar es haciendo una reverencia flexionando las patas delanteras agachando la mitad de su cuerpo, mientras que las patas traseras se mantienen alzadas. Su cola estará alzada, y se moverá de un lado a otro mientras su boca permanece abierta con la lengua fuera. Esta postura puede ir acompañada de excitados ladridos o ataques lúdicos y retiros. Este conjunto de señales caninas pueden ser utilizadas como una especie de señal para indicar que cualquier conducta tensa anterior no se entiende como una amenaza o desafío.

ACTITUD DOMINANTE

Un perro que se siente seguro de sí mismo, si está tratando de ejercer algún tipo de autoridad o de dominar a otro perro, tratará de parecer al otro lo más corpulento y fuerte posible, con las orejas elevadas,  la cabeza y el cuello enderezados y el cuerpo en general levemente arqueado y completamente en tensión. Si además mantiene su cola erguida, frunce el ceño y enseña los belfos, no solo está expresando su dominancia social, sino que también está lanzando un mensaje a los demás y podría reaccionar si es desafiado.

SENSACIÓN DE AMENAZA

Cuando un perro está asustado pero no es sumiso y puede reaccionar negativamente si se le desafía. Se muestra con el pelo encrespado, el cuerpo bajado, las orejas hacia atrás, nariz arrugada, muestra los belfos, comisura de los labios hacia atrás y el rabo entre las piernas. Un perro generalmente da estas señales corporales caninas cuando se enfrenta cara a cara con la persona o animal que le está amenazando.

ALERTA

Si el perro ha detectado algo de interés, o algo desconocido, utilizará signos corporales a la hora de estar alerta y prestar atención mientras está examinando la situación que le rodea y determinar si hay una posible amenaza o si se debe actuar. Estos signos serán elevar la base de las orejas para captar el sonido y realizar breves olisqueos. Probablemente se mantendrá de pie y sus patas estarán tensas y su cuerpo inclinado ligeramente. Mirará de forma fija e intensa el elemento que le despierta interés, su boca se mantendrá cerrada y su cola estará horizontal (no erizada) haciendo movimientos pequeños a un lado y a otro. Puede que mueva la cabeza de un lado a otro si está escuchando un sonido que le genera mucha curiosidad.

MIEDO

El perro que siente miedo pondrá su cara de cachorro intentando que sea lo más redonda posible, con las orejas hacia atrás, frente suave, intentando lamer a la amenaza y su contacto visual será indirecto. El cuerpo estará bajado, la cola entre las patas y puede que levante una pata. Estas señales están diseñadas para apaciguar al individuo que es de mayor estatus social que él o a los perros que ve como una amenaza potencial, con el fin de evitar cualquier reto adicional o conflicto.

SUMISIÓN

El perro indica su entrega total y sumisión cuando se gira boca arriba, cierra parcialmente los ojos, gira la cabeza hacia un lado evitando el contacto visual, la cola la esconde hacia el vientre, las orejas hacia atrás y puede que se orine. El perro está tratando de decir que acepta su condición menor humillándose ante un mayor rango que él o a la amenaza que siente esperanzado en evitar una confrontación física.

ESTRESADO

Si el perro está estresado, sufre ansiedad o está alterado o preocupado, ya sea por razones sociales o por el entorno que le rodea, bajará la cola, tirará las orejas hacia atrás y agachará el cuerpo. También puede jadear rápidamente y puede que sus pupilas estén dilatadas. Estas señales, sin embargo, son una “emisión” general de su estado de ánimo y no se están comunicando específicamente a ninguna otra persona.

LAS SEÑALES DEL PERRO ESTRESADO

Cuando los perros comienzan a estresarse, pueden manifestarlo de muy diversas formas. Los perros se estresan en situaciones de miedo, dolor o malestar. Se pueden estresar cuando nos enfadamos, cuando les corregimos, cuando ocurren acontecimientos a gran velocidad y, en general, cuando sienten que no son capaces de solucionar una situación. Es muy importante saber reconocer las señales que emite el perro que está estresándose para poder medir su grado de estrés y, en caso de ser necesario, revertir la situación y que regrese a un estado neutro. 

Si un perro vive con altos niveles de estrés de forma continuada tendrá problemas gástricos, de alergias y cardíacos. Sus mecanismos de defensa serán más rápidos y violentos a la hora de enfrentarse a las situaciones de estrés y probablemente su mecanismo de defensa se activará antes que otros individuos. Es decir, sobre-reaccionará. 

Aunque debemos evitar a toda costa que estas señales de estrés se repitan a menudo y se cronifiquen en un problema grave para la salud de nuestro Australian Cobberdog, es importante no sobreproteger al perro del estrés. Practicar progresivamente y de forma controlada situaciones que provocan estrés en nuestro perro es positivo, ya que con ellas practica su tolerancia al estrés y lo hace un perro más versátil para cualquier tipo de circunstancia que acontezca. Si atendemos a cualquier señal de estrés, convertiremos a nuestro perro en un ser incapaz de soportar cualquier tipo de exigencia.

Motivos por los que un perro se estresa

  • Las amenazas directas (de perros y humanos).
  • Violencia, enfado o agresión en su entorno.
  • Correcciones de la correa, empujarle para que se eche, arrastrarlo.
  • Excesivas exigencias cotidianas o del entrenamiento.
  • Demasiado ejercicio.
  • Escasa actividad.
  • Hambre o sed.
  • Frío o calor excesivos.
  • Dolor y enfermedad.
  • Ruido excesivo.
  • Soledad.
  • Juegos que aumentan su excitabilidad.
  • Imposibilidad de relajarse, que siempre le molesten.
  • Cambios repentinos.

Señales de estrés

  • Muestra hiperactividad.
  • Reacciona excesivamente a los acontecimientos y situaciones.
  • Se rasca.
  • Se muerde a sí mismo.
  • Exhibe un comportamiento destructivo mordiendo objetos de su entorno.
  • Ladra, aúlla o gimotea.
  • Su musculatura está tensa.
  • Se sacude.
  • Se lame insistentemente.
  • Intenta morderse la cola.
  • Aparente falta de salud.
  • Respiración entrecortada, agitación.
  • Pérdida de concentración, solo se concentra por corto periodos de tiempo.
  • Tiembla.
  • Pierde el apetito.
  • Presenta alergias.
  • Se comporta de forma agresiva.

Información y consultas sobre el Australian Cobberdog

Contacto