Inici > Recomendaciones para cachorros > Qué necesidades afectivas tiene mi perro

¿QUÉ NECESIDADES AFECTIVAS TIENE MI PERRO?


Para que un perro sea feliz no basta con cubrir sus necesidades físicas y sociales, hay que cuidar también las afectivas
Descubre qué necesidades afectivas y emocionales tiene tu perro Labradoodle Australian Cobberdog

El perro necesita dar y recibir afecto

El hecho de que el perro sea un ser gregario y social, que requiere de una importante dosis de interacción con otros seres y que se adapta a las normas de convivencia que supone vivir en manada lo convierte en un gran candidato para convertirse en el compañero inseparable que es como perro. 

En el caso concreto de la raza Australian Cobberdog, su selección se ha hecho buscando que estos perros tengan una especial necesidad por estar con las personas y agradarlas, lo cual les hace continuamente buscar muestras de afecto. Es por ello que las muestras de afecto y el sentirse parte de la familia es tan importante para este animal. La exclusión, el rechazo o, simplemente, ignorarlo es uno de los mayores castigos que el perro puede recibir, al igual que el humano. Esto nos hace muy parecidos, a humanos y perros, y nos muestra cómo es la relación que necesitamos desarrollar con nuestro perro para que goce de una buena salud mental.

¿CÓMO MOSTRAR AFECTO A TU PERRO?



CONÓCELO
Aunque los Australian Cobberdogs puedan parecerse estéticamente entre ellos, cada perro es un individuo singular. Tu perro tiene una personalidad propia. Para comenzar a conocer mejor a tu mejor amigo, estudia su lenguaje corporal y trata de entender las cosas que le agradan, las que le ponen más tenso y las que le proporcionan la sensación de paz. Observa sus posturas frente a diferentes estímulos de su entorno y también al escuchar tu voz. Esto te permitirá saber comunicarte mejor con él y desarrollar una relación más profunda con él. Además, también te ayudará a identificar rápidamente cualquier cambio en su aspecto o en su comportamiento por si de forma urgente debes llevarle al veterinario frente a cualquier observación anómala y favorecer un diagnóstico temprano.

EDÚCALO
La educación de un perro es un aspecto fundamental de una vida física y mentalmente sana. Los perros son animales muy inteligentes y poseen mucha energía que debe ser canalizada para no convertirse en tensión y generar síntomas negativos en su organismo. Educarlo en adiestramiento es el mejor ejercicio para estimular el cuerpo y la mente de tu perro. Por otro lado, la socialización es indispensable para enseñarle cómo relacionarse con las personas, con otros animales, con sus juguetes y respetar su propio hogar.

DEDÍCALE TIEMPO
Sabemos que la rutina agitada de nuestros días de trabajo y las responsabilidades cotidianas, no siempre nos permiten estar con nuestros perros todo el tiempo que desearíamos. Pero, aunque no le podamos dedicar todo ese tiempo que cualquier Australian Cobberdog querría, lo que sí podemos hacer es invertir en momentos de calidad junto a nuestro mejor amigo en los tiempos libres.

RESPETA SU NATURALEZA
Muchas personas confunden amar y cuidar bien de una mascota con tratarlos como personas o bebés. Debemos entender que un perro es un perro y debe ser tratado como tal. Al tratar un perro como si fuera un ser humano, cometemos un grave error, dejamos de respetar a su naturaleza y casi siempre caemos en la sobreprotección. O por el contrario, muchos propietarios regañan a sus perros al observar ciertos comportamientos instintivos que son inherentes a su naturaleza canina. En estas circunstancias, no están educando sino reprimiendo la personalidad de un perro. Aprende a amar tu Australian Cobberdog por quien él es, respetando su forma de ser y su propio lenguaje.

ACARÍCIALE Y MÍMALO
Acariciar y mimar a un perro es una forma clara y efectiva de demostrar el afecto que sentimos. Pero debemos entender que no todas nuestras demostraciones de cariño resultan cómodas para nuestro perro. A la mayoría de los perros no les gusta cuando les abrazamos, por ejemplo. Además, es importante tener moderación al mimar un perro para no sobreprotegerlos y favorecer conductas posesivas. 

Cómo acariciar a tu perro

Los perros, como nosotros, utilizan el tacto para expresar su afecto y normalmente disfrutan de contacto físico, pero no de idéntica forma que los humanos. Para nosotros normalmente es reconfortante un abrazo estrecho, que alguien acerque su cara a la nuestra o que nos acaricien el rostro. Los perros, en cambio, al ser abrazados pueden sentir que otro perro agresivo o un depredador les da caza, y sentirse alarmados en vez de queridos. Incluso puede darles la impresión de que se les está intentando montar, y por tanto dominar de forma abusiva. Por otra parte, aunque los perros se lamen mutuamente alrededor de la boca en señal de sumisión, acercar nuestra cara demasiada a la suya podría provocar en ellos una respuesta negativa, es por ello que debemos saber como realizar el contacto físico con nuestro perro para que esa muestra de afecto sea gratificante para ambos.

Aunque los Australian Cobberdogs son muy cariñosos y les encanta recibir intensas caricias, cada perro es único por lo que es interesante prestar atención a las señales de estrés de un perro cuando le acariciamos para saber si le gusta. Si muestra señales de estrés, como lamerse o sacudirse tras la muestra de afecto, quiere decir que las caricias que les damos les hacen sentir incómodos.

Lo recomendable a la hora de acariciar a un perro es agacharse y ponerse a su nivel, no inclinarse sobre él ya que esto podría intimidar al perro. Las zonas que más les suele gustar que le acaricien son las orejas (sobre todo por debajo), la zona del cuello y pecho, la zona de la grupa justo antes de la cola y el vientre. Lo que menos les gusta es que le toquen encima de la cabeza (lo ven intimidante), la cola y la zona de plantares. También es importante que a la hora de acariciar seas consciente de la energía que le estás transmitiendo a tu perro, porque si le acaricias de forma intensa y agitada, es probable que le sugestiones a un estado de ánimo activo y excitado. Sin embargo, si le acaricias de forma pausada y tranquila, el resultado es más probable que sea un perro calmado y relajado.

A continuación te mostramos una imagen en la que se señala las zonas donde el perro más disfruta cuando lo acariciamos y las que menos le gusta que le toquen:

Descubre qué necesidades afectivas y emocionales tiene tu perro Labradoodle Australian Cobberdog

Información y consultas sobre el Australian Cobberdog

Contacto