Inici > Recomendaciones para cachorros > Qué cuidados veterinario necesita mi perro

LOS CUIDADOS VETERINARIOS DE MI PERRO


Las visitas periódicas al veterinario son claves para la prevención de problemas de salud
Te explicamos qué cuidados preventivos son necesarios llevar a cabo con tu veterinario perro Labradoodle Autralian Cobberdog

Las atenciones veterinarias que necesita nuestro Australian Cobberdog

  • Las vacunas:

El período de vacunación del cachorro comienza entorno a las 4 semanas de edad y finaliza aproximadamente a las 13 semanas, teniendo que volver a vacunarse anualmente cada año. Es vital mantener actualizado el cuadro de vacunaciones y desparasitaciones internas de nuestro perro si queremos garantizar su salud. Las vacunas que se administran a los perros son para inmunizarlos de enfermedades tan graves como el moquillo, la parvovirosis, la hepatitis infecciosa, la leptospirosis, la rabia, la tos de las perreras, la leishmaniosis y la filaria. Las vacunas de la rabia y la heptavalente son las vacunas anuales de aplicación obligatoria en todo el territorio de la Unión Europea. Las vacunas anuales de la tos de las perreras, la leishmaniosis y la filariosis no son obligatorias, pero recomendamos encarecidamente su aplicación ya que se trata de enfermedades que pueden provocar el fallecimiento del perro.

  • Las revisiones periódicas:

La revisión que realiza un veterinario consiste en examinar cada parte del cuerpo de forma meticulosa. Aunque hagamos una revisión nosotros mismos al perro, es muy importante no eludir la revisión veterinaria ya que el veterinario cuenta con su criterio y experiencia para detectar de forma más eficiente anomalías que nosotros no hayamos podido ver, y además cuenta con instrumental veterinario que le permitirá auscultar mejor orejas y ojos o tomar la temperatura del perro, entre otros. Es conveniente hacer al menos una revisión cada 3 meses al perro. Estas revisiones se pueden hacer coincidir con las vacunas que tenga programada el perro para mayor comodidad.

  • La desparasitación interna:

El veterinario puede proteger al perro de parásitos internos ofreciendo al perro unas tabletas masticables que deben ser suministradas cada 3 meses. Al proteger internamente a nuestro perro estaremos evitando que se instalen en su cuerpo los parásitos intestinales. Los perros pueden contraer estos parasitos sin gran esfuerzo, simplemente al olfatear el suelo y lamerlo, al ingerir algo que ya contenga ese parásito o a través de la picadura de un mosquito infectado por el parásito. Estos parásitos no suelen ser visibles por lo que la única forma de detectarlos es mediante un análisis de heces. Podemos sospechar que nuestro perro tiene parásitos internos si pierde peso y apetito, vomita, su pelo se cae y deja de brillar o no excreta correctamente. 

  • La desparasitación externa:

Los parasitos externos son más conocidos ya que sí resultan visibles y son fácilmente detectables. Los principales son las pulgas y garrapatas, aunque también son frecuentes los ácaros que por su tamaño no podemos verlos pero provocan picor e incluso sarna en nuestro perro. Es muy importante mantener continuamente protegidas a nuestras mascotas ya que poniendo medios también estaremos evitando la picadura del mosquito de la leishmaniosis (flebotomo). Este mosquito es el transmisor del parásito de la leishmaniosis y puede causar la muerte de nuestro perro. El veterinario puede ayudarnos a seleccionar la mejor forma de proteger a nuestro perro de parásitos externos, mediante jarabes, pastillas, pipetas y/o collares antiparasitarios.

  • La limpieza bucal:

Al igual que nosotros, los dientes de nuestros perros tienden a ensuciarse a medida que van ingiriendo diferentes alimentos y esto acaba formando placas de sarro. Descuidar el cuidado de la boca de nuestro perro puede llevarnos a problemas graves como la pérdida de dientes, gingivitis, retracción o hiperplasia de las encias, o paso de las bacterias de la boca a la sangre que suelen devenir en problemas renales y cardíacos. Para perros que ya han desarrollado placas de sarro, el veterinario puede realizar, con sedación, la limpieza bucal a través de ultrasonidos que producen pequeñas pero muy constantes vibraciones que agitan la placa y la despegan de la pieza dental. 

  • Corte de uñas:

El veterinario es el encargado de realizar el corte de uñas del perro. No debemos intentar cortarle nosotros mismos las uñas sin una formación previa por parte del veterinario, ya que el perro sufra una mala experiencia durante el corte de uñas es relativamente sencillo si no sabemos hacerlo bien. Dentro de su uña corren minúsculas terminaciones nerviosas que hay que procurar no cortar, pero si el perro tiene las uñas oscuras o no para de moverse, la posibilidad de cortar más de lo debido aumenta considerablemente. 

Información y consultas sobre el Australian Cobberdog

Contacto