Inicio > Recomendaciones para cachorros > Cómo disfrutar de un buen paseo

¿CÓMO PREPARAR A TU CACHORRO PARA LOS PRIMEROS PASEOS?


Comienza una bonita etapa en la que te convertirás en el embajador del mundo para tu cachorro a través de los paseos en la calle.
Para que todo sea un éxito te damos algunas pautas para que tú y tu cachorro disfrutéis de estas primeras experiencias con la correa.
ANTES DE SUS PRIMEROS PASEOS CON CORREA
  • Haz un vínculo fuerte con el cachorro para que cuando hagas los primeros paseos a la calle se sienta seguro a tu lado.
  • Ponle en casa el collar y la correa a ratos, así se irá habituando a ellos.
  • Practica con la correa dentro de casa para que se acostumbre sin los estímulos de la calle.
  • Si tu cachorro aún no tiene todas las vacunas, aprovecha para sacarle en brazos a la calle.
  • Puedes sentarte con él en algún banco de la zona por la que saldrá a pasear para que se acostumbre a nuevos olores y estímulos.
  • Hazlo progresivamente, empieza por una zona tranquila.
  • Si ves al cachorro cómodo en tus brazos, puedes ir aumentando estímulos: pasea por delante de un colegio, cerca de una carretera con tráfico o un parque infantil para que vaya acostumbrándose a los ruidos.
CÓMO DEBE SER LA CORREA Y EL COLLAR

Aconsejamos collares y correas de nylon, ya que es un material resistente, suave para el perro y pesa poco. La correa debe ser larga, de un metro y medio aproximadamente, para que el perro tenga la opción de separarse de nosotros y volver a nuestro lado (un aspecto importante para enseñarle a no tirar de la correa). Si es demasiado corta, la correa puede estar siempre en tensión y no le permitirá explorar su entorno. Una correa extensible tampoco es una buena opción porque está permanentemente en tensión, por lo que la comunicación con el perro es imposible.

También recomendamos que el cierre del collar sea de "click" y no tipo cinturón, ya que si en un momento el collar se le engancha a algún sitio, algún perro jugando le agarra del collar, o algún niño tira del collar, provocando riesgo de asfixia con un simple "click" podemos liberar al perro. El collar debe estar "suelto" (que se pueda separar del cuello del perro unos dos dedos) para que el perro note cuando se tensa la correa, pero debemos asegurarnos que de ningún modo el collar se puede salir por la cabeza del perro por estar "demasiado suelto".

Es muy importante comunicación que se establece en el paseo a través de la correa y el collar. Es por ello que desaconsejamos el arnés, pues al ser más envolvente, la presión y el tacto se distribuye por un área mucho mayor del cuerpo y la información se disipa. Al perro le cuesta más interpretar qué esta pasando a través de la correa si se la atamos a un arnés.

El vídeo que explica como iniciar a tu cachorro en el uso del collar y la correa

Si tu cachorro aún no ha salido a la calle y no está habituado a llevar el collar y pasear con la correa, este vídeo te interesa. En él te explicamos como crear desde el principio una buena asociación con la correa y qué debemos tener en cuenta para iniciarlo en las normas del paseo


Primeros paseos en la calle con correa y collar

  • Para los primeros paseos, elige zonas para pasear que no tengan excesivos estímulos, mejor comenzar por una zona tranquila y progresivamente ir aumentando la exposición a estímulos más fuertes según vayamos viendo que está preparado.
  • Nunca le tires de la correa y lo arrastres por el suelo. Intenta mostrar paciencia con él, está aprendiendo.
  • Si se para y no camina, agáchate llamándole con una voz dulce y alegre. Cuando llegue a ti prémialo con caricias, felicitaciones y chuches.
  • Repítelo tantas veces como él se bloquee. Poco a poco irá cogiendo más seguridad en los paseos y notarás que se bloquea cada vez menos.

El vídeo que explica cómo iniciar a tu cachorro en los paseos en la calle

Pasamos de la teoría a la práctica. Te explicamos en la calle cómo conseguir un paseo agradable con tu perro sin tirones ni distracciones. En este vídeo te explicamos cómo manejarse en los primeros paseos en la calle con el cachorro. Lo importante es que en cada paseo vaya consiguiendo pequeños y nuevos logros, por lo que deberán ser paseos cortos en los que nuestra atención esté puesta completamente sobre el cachorro, en cómo está reaccionando y cómo estamos manejando la correa.


cachorro paseando con correa

CÓMO ENSEÑARLE A TU PERRO A PASEAR AL LADO

La técnica es muy sencilla aunque deberemos repetirla muchas veces:

  1. Felicitar al perro cuando lo tenemos a nuestro lado: Se puede felicitar con halagos, caricias o premios comestibles. Sea cual sea, debemos asegurarnos que el perro lo entiende como algo muy positivo.
  2. No ceder y mantenerse firme cuando el perro llegue al final de la correa: Vamos a dejar que el perro se adelante y llegue al final de la correa, en ese momento la correa se tensará, nosotros pondremos resistencia, y el perro no podrá seguir avanzando. Así aprenderá cuál es el límite de la correa y no tirará más de esa distancia.
  3. Cambiar de dirección cuando tire: Si tira es porque quiere algo, pero debemos enseñarle que con esas formas no lo va a conseguir. Simplemente, cuando tire y llegue al final de la correa, nosotros giraremos y cambiaremos el sentido de la marcha al opuesto. Le llamaremos para que se dé cuenta que hemos cambiado de dirección y venga.
  4. Felicitar de nuevo cuando lo tenemos al lado: Al cambiar el sentido de la marcha, habremos dejado al perro detrás por lo que, aunque sea para adelantarnos, volverá a ponerse a nuestra altura. En el momento en que nos alcance debemos felicitarlo.

EL REFUERZO VERBAL

El refuerzo verbal es aquel sonido que hacemos y que el perro relaciona con algo positivo. Puede ser un "muy bien" o un sonido similar al que haces cuando lanzas besos, por ejemplo. Este refuerzo se consigue haciendo ese sonido cada vez que le damos algo agradable al perro, como comida, atención, juego o caricias, de manera que el perro acaba asociando el sonido con algo agradable.

Es muy interesante que el perro tenga un refuerzo verbal cuando vaya a salir a pasear para poder ir confirmando su actitud sin agacharnos ni parar la marcha cada vez que haga aquello que queremos, como venir a nuestro lado, ignorar una distracción o soltar algo que coja con la boca. Presta atención a la manera en la que ofreces el refuerzo verbal, ya que debe expresar la intención que intentas comunicar. El tono y la intensidad de tu voz debe ser coherente con la expresión de felicidad y alegría que quieres transmitir a tu perro. Cuanto más claro sea tu refuerzo, más rápido aprenderá.

Como ya leíste en este artículo, cuando un perro es premiado al hacer algo, hay más posibilidades de que lo vuelva a hacer. Por ello, intenta reforzar a tu perro cada vez que haga una buena interpretación de la correa, supere alguna dificultad o miedo o cuando atienda a una orden.

LA CARICIA Y OTROS REFUERZOS

Además del refuerzo verbal, hay otros refuerzos con el que podemos complementar la confirmación de la actitud del cachorro para que le quede súper claro que ha hecho algo que nos agrada enormemente. 

Como refuerzo fundamental tenemos la caricia, ya que siempre vamos a tener disponibles las manos para poder premiarlo junto con el refuerzo verbal. La caricia hay que darla siempre que el perro está cerca nuestra, para confirmar que queremos que esté a nuestro lado durante el paseo. Para ello aconsejamos que le acaricies el mentón con la mano que no tiene la correa mientras le refuerzas verbalmente. A los perros no les suele gustar mucho los típicos golpecitos sobre la cabeza, mejor pasar la mano con intención de caricia desde la garganta hasta la barbilla, de manera que el perro levantará la cabeza y establecerá contacto visual con nosotros.

Otros refuerzos interesantes son la comida o el juego. Te sugerimos que reserves la comida para grandes hitos en su aprendizaje, momentos en los que claramente se ha superado (como pasar sobre una rejilla que le daba miedo) y el juego es ideal para terminar el paseo.

Cómo debemos comportarnos cuando nuestro perro muestra inseguridad 

Nuestro cachorro está aprendiendo a adaptarse al mundo que le rodea y es natural que sienta cierta inseguridad cuando se encuentra algo nuevo en el paseo. Hay muchas cosas que pueden provocarle miedo, como el ruido del camión de la basura, pasar por un paso elevado, un perro ladrando a través de una valla, bajar unas escaleras...Para ayudar a nuestro cachorro a superar una situación inofensiva que le genera miedo, te damos las siguientes pautas:

  • No te compadezcas de tu perro: Esto es súper importante. Tu perro no debe observar en ti ningún tipo de conducta que le refuerce su actitud de inseguridad. Bajo ningún concepto, si el perro se muestra miedoso, debes acercarte a acariciarlo, darle premios o hablarle en tono amoroso. Es importante que él perciba que no le das importancia al hecho que le asusta, que para ti es algo normal y que te comportas normal con él sin darle ninguna atención especial por estar asustado. De lo contrario estarás reforzando su actitud miedosa, él interpretará que eso es lo que esperas de él y cada vez repetirá esta conducta de miedo con más intensidad.
  • Exposición sistemática y gradual: Si el perro siente miedo, es importante que le vayas dando diferentes oportunidades de exponerse a ello para que pueda superarlo. No tiene que ser todo en el mismo día y de golpe. Pero en cada paseo exponle a ese estímulo que le produce inseguridad y anímale a superar el reto. En cada paseo puedes intentar que avance un poco más cada vez.
  • Prémialo siempre que se supere:  Esto es clave para que pueda superar el miedo. Cuando veas cualquier avance en la superación de su miedo, refuérzalo intensamente. Para estos casos, la comida puede ser muy interesante. También tu actitud de alegría con refuerzo verbal y caricias es un feedback muy claro para el perro de que eso es lo que tiene que hacer. Para premiar, es muy importante hacerlo en el momento justo en el que el perro se ha superado, estáte preparado y no lo demores (porque el perro no asociara el premio con su hito) ni te adelantes (porque podrías estar premiando el miedo y detener el avance).
  • Intenta que siempre haya un avance: Esto es más fácil decirlo que hacerlo, pero no por ello es menos importante. Cuando el perro se exponga a una situación de inseguridad, intenta que la supere o al menos mejore en su actitud inicial de miedo. Alejarse de aquello que le da miedo cuando le está generando un pico de inseguridad le refuerza esa inseguridad. Es mejor dedicar unos minutos a que mejore su actitud y entonces alejarse si no puede superarlo. 

Información y consultas sobre el Australian Cobberdog

Contacto