Inicio > Recomendaciones para cachorros > Cómo disfrutar de un buen paseo

¿CÓMO DISFRUTAR DE UN BUEN PASEO?


El paseo es una necesidad incluso para los perros que cuentan con una casa enorme con un gran jardín y debe ser disfrutado tanto por el perro como por el dueño
Cómo realizar un buen paseo a tu perro Labradoodle Australian Cobberdog

Tu Australian Cobberdog necesita salir a pasear

Está muy extendida la creencia de que para tener un perro es necesario disponer en casa de mucho espacio y un jardín. De esta manera el perro tendrá libertad y le garantizaremos la calidad de vida que un perro se merece. Esto es sólo una verdad a medias. Si bien es cierto que disponer de un gran jardín nos da ciertas ventajas como poder jugar con nuestro perro en un espacio controlado o que el perro en caso de requerirlo pueda hacer sus necesidades sin ensuciar la casa, este espacio no debe nunca sustituir el tiempo del paseo. Son demasiados los perros que viven en grandes casas con terreno pero que nunca pueden ir más allá de las vallas que las rodean. Esto supone un empobrecimiento enorme de la calidad de vida de nuestro perro.

Los paseos diarios no son algo reservado exclusivamente para los perros de ciudad que no tienen jardín y son su única oportunidad para hacer sus necesidades. Son los momentos para que puedan descubrir nuevos olores, conocer otros perros, correr tras la pelota y, por supuesto, aliviarse. El paseo es una necesidad incluso para los perros que cuentan con una casa enorme con un gran jardín, al igual que para nosotros sería una necesidad salir de nuestro hogar aunque viviésemos en una gran mansión con todos los lujos a nuestra disposición pero sin opción a cruzar la puerta.

CONSEJOS PARA UN BUEN PASEO

No solo es cuestión de que el perro cambie de ambiente y se socialice. El paseo es la mayor muestra de atención que recibe nuestro perro por nuestra parte. Es un tiempo que le dedicamos enteramente a él, y esto es algo que él percibe y aprecia. Por eso, no es algo que haya que tomarse a la ligera y debemos comprometernos con esta tarea diaria y hacer de ella el momento especial para pasarlo con nuestro Australian Cobberdog.


1. Establece el tiempo de paseo, no la ruta

Muchos propietarios tienen establecido un itinerario de paseo al que, por alguna razón desconocida, no quieren renunciar bajo ningún concepto y el día que tienen menos tiempo para pasear a su perro parecen ansiosos y molestos cada vez que el animal se para a olisquear. El paseo debe ser tranquilo y relajado. Es el momento de que el perro descubra el mundo que le rodea, no de completar un circuito. Por eso, lo más adecuado no es marcarse una meta sino ir controlando el tiempo y dar la vuelta cuando sea necesario. Así nos aseguramos que el tiempo que ha pasado nuestro perro paseando ha sido de calidad y no le ha generado estrés que posiblemente se llevaría de vuelta a casa y podría provocar conflictos.


2. Busca un lugar donde puedas soltarle la correa

Poder correr y olisquear a su antojo es uno de los mayores placeres para un perro. Una zona vallada para perros, zonas agrestes como un bosque o descampado, o algunos parques donde se permite que los perros vayan sueltos son un buen lugar para que nuestra mascota pueda disfrutar en libertad. Estos momentos son estupendos para jugar a la pelota o el frisbee o correr con él y asegurarnos que libera la energía suficiente. Para poder soltar de la correa a nuestro perros antes habremos tenido que enseñar a que el perro siempre acuda a la orden cuando le llamamos, para así evitar fugas o accidentes.


3. Intenta compensar en los paseos

Ya que los paseos son para tu perro el gran momento del día, aprovéchalo para suplir las carencias que haya podido tener durante la semana. Si no has tenido tiempo de jugar con él, llévate la pelota y lánzasela. Si llevas varios días muy ocupado dedicándole sólo paseos cortos, en cuanto puedas resérvale un gran paseo por alguna zona por la que no acostumbréis a andar y así descubra nuevos y excitantes olores. Si tienes pendiente darle su cepillado, coge el cepillo y aprovecha para eliminarle el pelo sobrante en un banco del parque, así además te ahorrarás tener que barrer el suelo de casa.


4. Aprovecha para reforzar la obediencia

Los paseos también son una gran oportunidad para practicar algunas órdenes con nuestra mascota. Para esto será importante que lleves premios con los que poder felicitarle cada vez que lo haga bien. Reserva este momento para la segunda mitad del paseo, una vez el perro ya lleve un tiempo descubriendo olores, haya visto a otros perros y haya hecho sus necesidades. Es entonces un buen momento para pedirle que se siente cuando nos paremos en un paso de cebra, por ejemplo. También podemos practicar la llamada en el parque cuando esté suelto, o pedirle que se esté quieto mientras nos alejamos. 


5. Disfruta del paseo

Para muchos propietarios los paseos son una obligación en vez de un tiempo para disfrutar con nuestro perro. Es algo que se refleja en nuestra actitud, que el perro percibe claramente y que no beneficia nuestra relación con él. El paseo hay que planteárselo como una oportunidad para pasárselo bien. Si esto no ocurre debemos analizar el problema para poder darle solución. Si pasear con el perro es estresante porque tira, habría que proponerse reconducirlo mediante adiestramiento. Si el paseo es algo que aburre, podemos introducir variaciones como buscar nuevos parques a los que ir, aprovecharlo para hacer running o enseñarle algún truco nuevo a nuestro perro. El paseo también puede ser un momento de relajación para desconectar de la rutina del trabajo o del hogar y encontrar en él un refugio para nuestra mente. Los paseos son un compromiso que hay que cumplir, ¡así que mejor tomárselos con un estado de ánimo positivo! 


El vídeo que explica como iniciar a tu cachorro en el uso del collar y la correa

Si tu cachorro aún no ha salido a la calle y no está habituado a llevar el collar y pasear con la correa, este vídeo te interesa. En él te explicamos como crear desde el principio una buena asociación con la correa y qué debemos tener en cuenta para iniciarlo en las normas del paseo


Cómo conseguir que tu perro pasee a tu lado

Es demasiado común encontrarse por la calle a esas personas que parecen que más bien es su mascota la que lo pasea a él. El perro va ansioso, tirando continuamente de la correa y jadeando en exceso. ¿Y que decir del dueño? El que no se muestra enfadado parece mirar a su alrededor pidiendo auxilio.

Esto no debería ocurrir. Un perro es para disfrutarlo, y está claro que en estos casos el paseo está siendo una tortura tanto para el dueño como para el perro que está continuamente recibiendo jalones del cuello y desarrollando un nivel de estrés innecesario. Teniendo en cuenta que esta es una rutina que debemos repetir 3-4 veces al día, y hasta 5 o más si se trata de un cachorro para hacer sus necesidades pues está en fase de aprendizaje, más nos valdría esmerarnos desde el principio para enseñarle a nuestro perro a andar al lado nuestra.

Cómo realizar un buen paseo a tu perro Labradoodle Australian Cobberdog

RAZONES POR LA QUE EL PERRO TIRA

Existen muchas razones por las que un perro se muestra ansioso ante el paseo y tira constantemente:

  • No sabe pasear al lado: Parece obvio, pero no se le puede castigar al perro por no saber hacer algo que no se le ha enseñado. Muchos propietarios de perro se empeñan en recriminarle a su perro que tire de la correa cuando nunca se le ha dicho al perro qué es lo que espera de él en los paseos.
  • El perro consigue lo que quiere tirando: Si el perro ve algo que le llama la atención, tira de la correa y nosotros le permitimos alcanzarlo tirando de nosotros, acaba de aprender que deberá hacer fuerza cada vez que quiera acercarse a algo.
  • El castigo con tirones: Si cada vez que se aleja un poco recibe un tirón, el perro tendrá la tendencia a separarse cada vez más de nosotros ya que somos quien le proporcionamos el castigo. Esto crea un círculo vicioso en el que el perro cada vez tira más huyendo y nosotros cada vez le damos tirones más fuertes.
  • La sobreexcitación: Cuando un perro sufre ansiedad en los paseos, no podemos animarle y estimularle cada vez que vayamos a coger la correa para pasearlo porque le estaremos aumentando esa ansiedad que le lleva a tirar de la correa. Es normal que queramos compartir con él la alegría que le provoca salir de paseo, pero en los casos que el perro se sobreexcita no es lo más recomendable.
Cómo realizar un buen paseo a tu perro Labradoodle Australian Cobberdog

CÓMO ENSEÑARLE A PASEAR AL LADO

La técnica es muy sencilla aunque deberemos repetirla muchas veces:

1. Felicitar al perro cuando lo tenemos a nuestro lado: Se puede felicitar con halagos, caricias o premios comestibles. Sea cual sea, debemos asegurarnos que el perro lo entiende como algo muy positivo.

2. No ceder y mantenerse firme cuando el perro llegue al final de la correa: Vamos a dejar que el perro se adelante y llegue al final de la correa, en ese momento la correa se tensará, nosotros pondremos resistencia, y el perro no podrá seguir avanzando. Así aprenderá cuál es el límite de la correa y no tirará más de esa distancia.

3. Cambiar de dirección cuando tire: Si tira es porque quiere algo, pero debemos enseñarle que con esas formas no lo va a conseguir. Simplemente, cuando tire y llegue al final de la correa, nosotros giraremos y cambiaremos el sentido de la marcha al opuesto. Le llamaremos para que se dé cuenta que hemos cambiado de dirección y venga.

4. Felicitar de nuevo cuando lo tenemos al lado: Al cambiar el sentido de la marcha, habremos dejado al perro detrás por lo que, aunque sea para adelantarnos, volverá a ponerse a nuestra altura. En el momento en que nos alcance debemos felicitarlo.

Información y consultas sobre el Australian Cobberdog

Contacto