Inicio > Recomendaciones para cachorros > Cómo ser un propietario responsable

¿CÓMO SER UN PROPIETARIO RESPONSABLE?


La tenencia responsable es un concepto que alude al compromiso que adquiere una persona cuando decide compartir su vida con un perro
Te explicamos cómo ser un propietario responsables y todas las necesidades que tiene tu perro Labradoodle Australian Cobberdog

La tenencia responsable

Hay grandes beneficios asociados a convivir con un perro, pero ser un dueño responsable comienza siendo consciente de que no todo va a ser fácil. Introducir un nuevo miembro en la familia implica invertir en él tiempo, realizar grandes esfuerzos y, a veces, habrá que ser muy pacientes mientras el perro aprende a hacer las cosas bien. El perro necesita mucho de nosotros, son completamente dependientes, y las responsabilidades que tenemos con nuestro perro son simplemente ineludibles. Eso es la tenencia responsable.

Un perro es un compromiso de por vida

Un perro es un compromiso que se adquiere para toda la vida del perro. En DOGKING creemos que este compromiso debería ser tan fuerte como el que se adquiere cuando se tiene un hijo. No se debería contemplar la opción de abandonarlo o desprenderse de él. Bajo estas premisas se debería adquirir un perro. Por lo que es una decisión que se debe tomar seriamente.


Un perro requiere una gran dedicación y mucho amor

Un perro necesita una buena alimentación, accesorios para dormir, pasear, cepillarse, jugar… El perro necesita estar aseado, y tendremos que llevarlo a la peluquería canina o invertir en productos de peluquería para mantener a nuestro perro en casa. El perro también requiere cuidados veterinarios aún cuando está sano, y debemos prever que en algún momento enfermarán, lo cual supondrán un esfuerzo extra por nuestra parte.

Un perro requiere una inversión de tiempo

Los perros necesitan que le dediquemos tiempo en su educación, algo muy importante para poder disfrutar el tiempo que estemos con él ya que si es un perro que nos da problemas en la convivencia el tiempo que le dediquemos será siempre para solucionar problemas. El perro también requiere tiempo de afecto, paseos, juego, tiempo para el mantenimiento de su pelo…

JERARQUÍA DE LAS NECESIDADES DEL PERRO



1. Necesidades biológicas
Son aquellas necesidades fisiológicas que permiten al perro estar vivo y mantener su organismo, es decir, el equilibrio y el bienestar interno de su cuerpo.

2. Necesidades emocionales
Son todas aquellas necesidades que atañen al bienestar emocional del perro. Que el perro que se sienta seguro y confíe en sí mismo y en su entorno, es condición para que ese perro sea  feliz.

3. Necesidades sociales
Los perros son animales gregarios, necesitan agruparse en manadas o formar grupos sociales con nosotros los humanos; más aún cuando hablamos de Australian Cobberdogs que son una raza muy sociable. Aquellos perros que viven aislados, sin la oportunidad de generar vínculos con otros individuos de su especie o con personas, son perros a los que se les está privando de una necesidad comportamental básica.

4. Necesidades de entrenamiento
En entrenamiento ayuda al perro desarrollar sus capacidades mentales, a conocerse mejor, entender sus límites y vivir en armonía con su entorno basándose en normas de conducta.

5. Necesidades cognitivas
Un perro necesita retos mentales a diario. El aburrimiento es fuente de múltiples problemas de comportamiento.


CIVISMO

Es importante conocer la normativa de tenencia responsable de animales de la localidad en la que te encuentres con tu perro para cumplir cívicamente con tus responsabilidades como propietario. Educar a tu Australian Cobberdog para que tenga un buen comportamiento en los lugares públicos es un acto de civismo, pero las ventajas van mucho más allá que esto ya que, al tener un perro bien educado, la relación que tienes con tu perro mejorará y podrás dejarle más libertad. 

Cosas que no debemos hacer

    • No debemos llevar el perro suelto, pueden causar molestias, accidentes o ser atropellados. Solo debemos soltarlo en caso de que estemos en una zona que está controlada y no puede causar molestias.


    • No se puede llevar el perro atado con correas extensibles que no permitan su control de una manera segura.


    • No se debe incumplir la normativa municipal, que es la que regula la tenencia de los perros, entre otros animales.


    • No debemos llevar el perro suelto en el interior del vehículo, por normativa es multable ya que puede molestar o distraer al conductor del mismo y ser causa de accidentes.


    • Desentenderse del perro durante el paseo y que pueda ensuciar la vía pública o molestar a otras personas o animales.Permitir al perro el acceso a las zonas verdes que tienen prohibido ser pisadas o que accedan perros.


    • No se debe dejar al perro atado fuera de un establecimiento. Incluso si el perro está acostumbrado a quedarse quieto en esta situación, siempre supone un peligro potencial (incluso para el mismo perro) el hecho de dejarlo sin supervisión.

Cosas que sí debemos hacer

    • Debemos respetar siempre la normativa que regula la tenencia de perros.


    • El perro lo debemos llevar siempre atado y controlado cuando circulemos por zona peatonal.


    • Cuando viajemos con perros en el interior del vehículo, nos aseguraremos de que el perro no ocasione molestias o pueda ser causa de distracciones al conductor. 


    • Los perros deben estar perfectamente documentados: Según dónde vivamos, nos pedirán diferentes requisitos como la cartilla sanitaria, documento de censo o chip identificativo, entre otros.


    • Recoger siempre la suciedad que genere nuestro perro, como los excrementos.


    • Evitar siempre que el perro provoque algún perjuicio en el mobiliario urbano.


    • Respetar las horas de descanso de los vecinos si nuestro perro ladra, procurando evitar esas horas o poniendo medidas para que el perro no ladre.

Información y consultas sobre el Australian Cobberdog

Contacto