Inicio > Sobre nosotros > Cómo se crían los cachorros

CÓMO SE CRÍAN LOS CACHORROS COBBERDOG

Australian Cobberdogs criados para ayudar y hacer felices a las personas


Todos nuestros cachorros crecen en un ambiente relajado y son tratados con mucho respeto y amor. Desde muy pequeños se lleva a cabo
su socialización para desarrollar sus capacidades como futuro perro de terapia o buen perro de familia.
Desde muy cachorros nuestros Australian Cobberdog son socializados para desarrollar sus capacidades como futuro perro de terapia y perro de familia

NUESTRO PROGRAMA DE CRÍA DEL AUSTRALIAN COBBERDOG

Hemos creado nuestro propio programa de cría del Australian Cobberdog para tener un control total sobre el proceso y poder garantizar que los cachorros crecen en las mejores condiciones para desarrollar sus capacidades como futuros perros de terapia, perros de asistencia o para familias. Este programa de cría se centra en fomentar esas características que le definen como raza concebida para realizar trabajos de terapia y asistencia: un perro hipoalergénico con un temperamento equilibrado, pacífico y amistoso.
Desde muy cachorros nuestros Australian Cobberdog son socializados para desarrollar sus capacidades como futuro perro de terapia y perro de familia
LOS PADRES DE LOS CACHORROS SON
PERROS DE TERAPIA
Los padres de nuestros cachorros son Australian Cobberdog hipoalergénicos que trabajan en nuestro centro realizando terapias asistidas. Los cruces los realizamos conociendo en primera persona la alta capacidad de los padres para llevar a cabo su labor como perro de terapia con la intención de que sus cachorros hereden su buen temperamento, su inteligencia y no provoquen alergia. Además son perros sanos con certificados veterinarios que garantizan que están libres de cualquier problema genético como displasias y taras oculares. También cuentan con certificado que garantizan que son perros hipoalergénicos. Los padres de nuestros cachorros viven en familias gracias a nuestro programa de Hogares DOGKING y viene regularmente a nuestro centro para realizar las terapias y para sus revisiones veterinarias.
Desde muy cachorros nuestros Australian Cobberdog son socializados para desarrollar sus capacidades como futuro perro de terapia y perro de familia
EL EMBARAZO DE NUESTRAS
AUSTRALIAN COBBERDOG
Cuando una de nuestras Australian Cobberdog se queda embarazada, los cuidados se multiplican. La alimentación cambia para adaptarse a sus nuevas necesidades nutricionales, y comienza un programa de ejercicios controlados para favorecer un parto exitoso, ya que un buen tono muscular ayuda a la hora de dar a luz. Los controles veterinarios aumenta y se le realizan periódicamente ecografías y radiografías. Unos días antes del nacimiento, se instala a la madre en nuestro centro, en la zona de maternidad, donde podrá dar a luz de forma natural e intima asistida por un veterinario que controlará que todo vaya según lo esperado. La zona de maternidad es un espacio climatizado y tranquilo donde el protocolo para acceder es de máxima esterilidad por lo que cualquier miembro del equipo debe cambiarse de vestuario y utilizar calzado nuevo para trabajar en esta zona.
Desde muy cachorros nuestros Australian Cobberdog son socializados para desarrollar sus capacidades como futuro perro de terapia y perro de familia
CUANDO NACEN LOS CACHORROS
Una vez que los cachorros Australian Cobberdog ya han nacido, lo primero que hacemos es asegurarnos que comienzan a mamar de su madre y que la leche de ella no presenta ningún problema. Los primeros días requieren una atención muy intensiva ya que cada pocas horas debemos asegurarnos que están comiendo y haciendo bien las deposiciones. Se lleva un control de peso de cada cachorro y se complementa su dieta con biberón si vemos que es necesario. Las madres tienen en sus habitaciones de maternidad un acceso al exterior y varias veces al día se le permite salir para hacer un poco de ejercicio mientras cuidamos la camada que permanece en el interior de la habitación, ya que los cachorros no pueden salir al exterior hasta que tengan todas las vacunas. De esta manera también aprovechamos para ir socializando a los cachorros en el contacto humano.
Desde muy cachorros nuestros Australian Cobberdog son socializados para desarrollar sus capacidades como futuro perro de terapia y perro de familia
CÓMO CRECEN LOS CACHORROS
Nuestros cachorros Australian Cobberdog crecen junto a su madre y sus hermanos y permanecen en la zona de maternidad hasta el destete. Desde sus primeros días les acostumbramos al contacto humano para enseñarles a confiar en las personas y les vamos socializando de forma progresiva en diferente sonidos, texturas, ambientes... Nuestros técnicos de intervenciones asistidas con perros se encargan de realizarles periódicamente evaluaciones para analizar su progresión y evaluar sus capacidades. De esta forma vamos realizando test que nos ayudan a completar una ficha para cada cachorro y conocer así su energía, su iniciativa para seguir órdenes o su capacidad dejarse manipular, entre otros aspectos. De esta manera podemos encontrarle la familia más adecuada a su forma de ser o el centro más adecuado para formarse como perro de terapia o perro de asistencia.
Desde muy cachorros nuestros Australian Cobberdog son socializados para desarrollar sus capacidades como futuro perro de terapia y perro de familia

LA SOCIALIZACIÓN DE NUESTRO CACHORROS COBBERDOGS

La socialización es una etapa de aprendizaje que dura toda la fase de cachorro del perro. Se basa en la exposición gradual del cachorro a nuevas situaciones para que vaya aprendiendo a superarlas satisfactoriamente, adopte así una actitud confiada alejada del miedo o la agresividad y de esta manera desarrolle mecanismos mentales para resolver situaciones parecidas el resto de su vida. Se considera una buena socialización si el cachorro aprende a estar en diferentes superficies, diferentes lugares y ruidos, con otras personas y otros animales sin mostrar inseguridad.

NUESTRO PROGRAMA DE SOCIALIZACIÓN

Nuestros cachorros Australian Cobberdog comienzan su socialización desde que nacen. Al principio, se crea para ellos un ambiente de tranquilidad e intimidad con su madre al que progresivamente se le van añadiendo estímulos. Para ellos tenemos un programa de socialización en el que participan hasta que se van con su familia o a un centro para ser formados como perros de terapia o perros de asistencia.
De 0 a 3 semanas
Es el periodo en el que el cachorro comienza a desarrollar el olfato y la visión y comenzamos a habituarlo a la presencia humana dejándoles que nos huelan, hablándoles o dándoles el biberón.
De 3 a 6 semanas
Es el momento de hacernos más presentes para el cachorro acariciándole y dejándole presenciar estímulos cotidianos del hogar como la radio, televisión, timbres, ruido de cacerolas…
De 6 a 9 semanas
Es cuando el cachorro ya puede comenzar a conocer a otros miembros del equipo, aparte de los encargados de maternidad. También comienza a hacer pequeñas incursiones controladas al exterior.
De 9 a 12 semanas
Intensificamos los ruidos que percibe el cachorro, comenzamos a educarle en el uso de la correa y se le presenta a otros perros.
De 12 a 15 semanas
Se le exponen a nuevas experiencias como el transporte en coche, nuevas texturas por las que andar, comenzamos muy suavemente a enseñarle órdenes…
Desde las 15 semanas en adelante
Seguimos aumentando progresivamente la obediencia, las exposiciones a otros animales, los retos mentales, y vamos reforzando todo lo aprendido.

(+34) 93 590 93 97

Información y asesoramiento los cachorros Australian Cobberdog

Contacto cachorros Australian Cobberdog