Inicio > Cuidados y mantenimiento > Cómo cuidar la higiene de mi cachorro

cachorro y peine imagen redonda
¿CÓMO CUIDAR LA HIGIENE DE MI CACHORRO?


Los cachorros deben socializarse en las rutinas de higiene por salud y para acostumbrarse a los cuidados que deberá recibir cuando sea adulto
cachorro y peine

Aprende a hacer el mantenimiento de un Australian Cobberdog cachorro

El Australian Cobberdog siempre debe tener cubiertas sus necesidades afectivas con su familia. Es un perro muy sociable y sensible que siempre está pendiente de sus humanos. Cuanto más tiempo pasamos con ellos, más felices son. En este sentido, las rutinas de higiene pueden convertirse en un momento agradable para dedicárselo a nuestro perro a la vez que nos ayudará a mantener su manto saneado y libre de nudos. Hacer de su rutina de higiene una sesión de mimos y atención plena al cachorro es algo que fortalecerá nuestro vínculo con el perro y colmará de satisfacción a nuestro Australian Cobberdog.

El vídeo que explica paso a paso cómo es el mantenimiento en casa del Australian Cobberdog Cachorro

limpieza de oídos de un cachorro

Por qué es importante hacer el mantenimiento desde cachorro

El mantenimiento de cualquier perro es muy importante para mantener su buen estado de salud y un nivel de higiene adecuado, pero en el caso de los cachorros es algo primordial por estas razones:

  • Socialización: El cachorro debe socializarse con las rutinas de higiene para que se acostumbre a ellas y las vea como algo positivo, de esta manera cuando sea adulto y su mantenimiento sea más intenso y necesario por tener el pelo largo, no será ningún problema para él.
  • Vínculo: El proceso de mantenimiento de higiene es una de las piezas claves a la hora de forjar un buen vínculo entre el perro y su nueva familia. Cuidar de él es una muestra de amor que el cachorro percibe que dedicamos plenamente a él y nos lo agradece.
  • Salud: Además, la higiene es muy importante porque los cachorros son más vulnerables que un perro adulto y un buen mantenimiento evitará el riesgo de infección.
  • Higiene para la familia: Por otra parte, mantendremos el perro limpio y libre de bacterias para que niños y mayores puedan jugar con él y acariciarlo sin ningún riesgo.
Limpieza de ojos de un cachorro

La sociabilización del cachorro con las rutinas de higiene

Hay que tener en cuenta que las rutinas de mantenimiento de nuestro cachorro implican ponerlo en contacto con un nuevo mundo que desconoce por completo: los productos de limpieza, el peine, el cepillo, etc. Progresivamente, tenemos que mostrar al cachorro cómo es el contacto con esos productos. Una correcta sociabilización de nuestro cachorro implicará muchas facilidades en un futuro para mantener una buena higiene y un buen cuidado cuando sea adulto.  Para una perfecta sociabilización, lo ideal es hacer el mantenimiento cada día durante su etapa de cachorro. De esta manera se acostumbrará a la manipulación que implica la rutina de higiene y aprenderá a disfrutarla.

Cuando hablamos de manipulación nos referimos a que le toquen las orejas, tengamos contacto con todas las partes de su cuerpo (incluso aquellas que para el perro son desagradables que le toquen), que le cambiemos de posición… Hay muchos perros adultos que cuando han sido cachorro no han tenido esta socialización y la falta de costumbre les convierte en perros muy difíciles a la hora de llevar a cabo sus rutinas de higiene ya que se mueve, gruñen o intentan escapar a toda costa. Por ello, la socialización con estas rutinas es tan importante.

Así se hace la rutina de higiene del Australian Cobberdog cachorro

Cachorro con productos de peluquería canina

¿Qué necesitas?

Producto limpiador de ojos, limpiador ótico, gasas para limpiar y retirar el producto sobrante, peine metálico para el cepillado, cepillo de púa ancha (que se introducirá antes del peine metálico cuando el pelo de cachorro comience a ser más largo y se comience a introducir las rutinas del mantenimiento del Australian Cobberdog adulto).


El lugar
Una vez tenemos todo el material, vamos a asegurar que tanto él como nosotros estamos en una posición cómoda para hacer el mantenimiento que, al ser un cachorro, será en el suelo para evitar el riesgo de una posible caída.

Los ojos
La limpieza de los ojos es recomendable hacerla por la mañana, cuando el cachorro tiene más legaña, aunque se puede hacer varias veces al día cada vez que le veamos legañas. Para ello, usaremos el producto limpiador de ojos. Esparciremos una pequeña cantidad en una gasa con la que procederemos a la limpieza. Limpiaremos desde el lagrimal hacia afuera. Es importante limpiar cada ojo con una gasa distinta que sea nueva y esté limpia, por si uno de los ojos tiene infección que no se pase al otro ojo.

Los oídos
Esta rutina debe hacerse cada 7-10 días. Necesitaremos el limpiador ótico que verteremos directamente y con precaución al oído del cachorro. Debemos evitar que se sacuda, para eso debemos tenerlo bien sujeto. Eso puede no gustarle, pero tenemos que ser pacientes. Con el líquido introducido en sus oídos, haremos un masaje en la zona exterior del oído con los dedos para que el producto llegue al fondo del conducto auditivo y al acabar dejaremos que el perro se sacuda. Finalmente, con una gasa eliminaremos el producto sobrante de sus oídos. La limpieza de oídos se debe realizar con un limpiador ótico cada 7-10 días, aunque si queremos mantener el oído libre de cerumen e impurezas, los días que no apliquemos el limpiador ótico podemos limpiar los oídos con una gasa pasándola por el pabellón auditivo y el interior del conducto auditivo. Es totalmente desaconsejable usar toallitas húmedas para la limpieza de los oídos, en lugar de gasas, pues la humedad es el enemigo de los oídos sanos.

El cepillado
Para terminar con el mantenimiento completo del cachorro, haremos un cepillado por todas las partes de su cuerpo. Lo haremos con el peine de metal cuando el pelo del cachorro aún es muy corto y no se anuda. Cuando el pelo de nuestro cachorro comience a crecer deberemos comenzar a introducir el peine de madera de púa ancha y después el peine metálico. Este proceso está mejor explicado en el mantenimiento del Australian Cobberdog adulto.

Después del mantenimiento, la recompensa
Durante el mantenimiento, debemos tener paciencia y permitir a nuestro cachorro que sea curioso con los productos. Una vez hayamos acabado, podemos premiarlo acariciándolo y jugando con él o dándole alguna recompensa comestible. De esta manera, asociará esta actividad como algo positivo y cada vez será más fácil y agradable de realizar para todos.

El trato al cachorro

Los cachorros son muy activos y curiosos. En su etapa más infantil es muy importante ser pacientes y comprensivos con ellos. Para el mantenimiento del cachorro es aconsejable hacerlo en el suelo y sobre una superficie cómoda, si lo hacemos en una superficie elevada corremos el riesgo de que se caiga debido a su actividad y curiosidad.

El mantenimiento debe ser un juego entre nosotros y el cachorro para que lo asocien como algo positivo, bueno y necesario. Todos los pasos que tenemos que realizar durante el mantenimiento debemos ejercerlos con gestos muy suaves y con paciencia, para hacer sentir a nuestro perro en un ambiente cómodo y cada vez más agradable para él. Igualmente, debemos tener claro que la rutina debe realizarse, y habrá momentos en los que debamos ser más firmes para que nos permita avanzar. Ir dándole premios según avanzamos en la rutina, después de un paso que le cueste más, es una buena manera de asociar la higiene con algo positivo.


ENCUENTRA MÁS INFORMACIÓN SOBRE EL CUIDADO DEL AUSTRALIAN COBBERDOG

Información y consultas sobre el Australian Cobberdog

Contacto