Inicio > Sobre el Labradoodle > Cómo es el Labradoodle

CÓMO ES EL LABRADOODLE

La falta de estándar único de raza lo hace difícil de definir


Es difícil decir cómo es un perro que no tiene un estándar único de raza y cada criador tiene una línea muy diferente al resto de criadores.
La falta de coherencia en torno al Labradoodle hace que no sepamos que esperar de él como perro.
La falta de coherencia en torno al Labradoodle hace que no sepamos que esperar de él como perro

TEMPERAMENTO DEL LABRADOODLE

El Labradoodle debería ser un perro con un temperamento equilibrado y buena energía para servir como perro de asistencia o terapia. Es por lo que Wally Conron los creo. Pero lo cierto es que hoy en día, el Labradoodle pocas veces es utilizado para terapia y asistencia. La cría se ha desarrollado más para la venta a particulares que buscan perros con aspecto de peluche atraídos por la idea de que no sueltan pelo. A favor de la estética, el temperamento se ha descuidado en la cría. Es por ello que se introdujo como infusión al Cocker Spaniel, que dio lugar a perros con un temperamento poco equilibrado y con falta de concentración.
La falta de coherencia en torno al Labradoodle hace que no sepamos que esperar de él como perro

ASPECTO DEL LABRADOODLE

Depende del tipo de Labradoodle que sea, su aspecto puede variar considerablemente. Si es un Labradoodle de primera generación, es muy complicado preever cómo será de adulto ya que al ser un perro mestizo, las posibilidades son infinitas. Puede salir con el pelo largo, corto, lacio, rizado, aspero, suave... Por otra parte, los Australian Labradoodles suelen ser perros con un pelo abundante y de muchos colores. De aspecto, puede ser bastante parecido a un Australian Cobberdog, aunque por lo general no suelen garantizar que el perro sea hipoalergénico ya que su programa de cría suele trabajar más la estética.

LA IMPOSIBILIDAD DE DEFINIR AL LABRADOODLE

A pesar de las ideas preconcebidas que se tienen sobre el Labradoodle, lo cierto es que es un nombre que genera mucha confusión ya que no es una raza. Que no sea una raza da lugar a que sea muy difícil hablar de generalidades en torno a estos perros ya que depende mucho de cada criador y de qué tipo de Labradoodle sea.
HAY VARIOS TIPOS DE LABRADOODLE
Existen diferentes tipos de Labradoodle, los cuales son muy diferentes entre ellos. Esto hace que cuando se habla del Labradoodle, la generalización sea muy difícil. Los Labradoodles de Wally Conron estaban criados para ser hipoalergénicos y buenos perros de asistencia, los Labradoodles de 1ª generación son un cruce difícil de preveer sus características y los Australian Labradoodles son perros cuya cría se ha enfocado más en la estética y su temperamento o su pelo hipoalergénicos son poco predecibles.
NO HAY UN ESTÁNDAR ÚNICO DE RAZA

El problema de que el Labradoodle no sea un perro de raza, hace que cualquier club o asociación ponga un estándar de raza y no haya una unanimidad en cuanto a qué debería ser un Labradoodle. Que no haya una guía única sobre lo que debería ser un Labradoodle hace que cualquier persona pueda llamar a sus perros Labradoodle y que las familias no sepan exactamente que es lo que deberían esperar de su perro. Las inconsistencia entre los diferentes estándares de raza hace que perros que se denominan Labradoodle sean muy diferentes entre ellos.

CADA CRIADOR PONE SU CRITERIO
Al no haber una institución que acredite los pedigrees bajo un estándar único de raza, hace que los criadores de Labradoodles hagan sus programas de cría bajo su propio criterio sin tener un objetivo común junto con el resto de criadores. En el caso de los Australian Cobberdog sólo existe un único estándar de raza, y los sementales y hembras que se utilizan para la cría son registrados con garantía de ser de la raza. Nada parecido ocurre con el Labradoodle y esta falta de homogeneidad entre criadores hace que sea difícil describir cómo es un Labradoodle.
La falta de coherencia en torno al Labradoodle hace que no sepamos que esperar de él como perro

LA CRISIS DEL LABRADOODLE

El gran problema del Labradoodle se encuentra en la popularidad que tuvo cuando aún no había sido establecido como raza. En seguida, criadores sin conocimientos comenzaron a hacer sus propios cruces, crear sus clubes y escribir sus propios estándares de raza. El resultado fue nefasto, ya que la raza fue perdiendo aquello que la hizo famosa: ser perros hipoalergénicos con un temperamento apto para ser perros de asistencia. A favor de la estética, se hicieron infusiones con perros que desequilibraron el temperamento del perro y supusieron que el Labradoodle siguiera considerándose un buen perro para realizar terapias o asistencia. Y así fue como surgió la necesidad de desarrollar la raza Australian Cobberdog, que es lo que el Labradoodle debió haber sido: Una raza de perro hipoalergénica con gran potencial para ser un perro de terapia o asistencia.

La falta de coherencia en torno al Labradoodle hace que no sepamos que esperar de él como perro

EL COBBERDOG ES EL PERRO QUE EL LABRADOODLE DEBERÍA SER

El Labradoodle fue creado para convertirse el perro hipoalergénico con las cualidades ideales para ser un buen perro de terapia o asistencia, sin embargo su objetivo se perdió en su desarrollo. Es el Australian Cobberdog el perro que ha asumido este objetivo y se ha establecido como raza para garantizar que todos los Australian Cobberdog son lo que deberían de ser: un gran perro de familia con gran potencial para desarrollar su labor como perro de terapia y asistencia.


Más información sobre la raza

(+34) 93 590 93 97

Información y consultas sobre el Australian Cobberdog

Contacto